LOS JUEVES UN RELATO: RELOJ QUE MARCAS LAS HORAS




El reloj no estaba en la torre. Estaría pendiente del móvil.
Recordaba perfectamente la hora que señaló  para el encuentro:
-En la plaza, a las nueve.
Nueve era su número clave: nueve, el día que se conocieron, nueve el número de la puerta en se citaron, nueve, las veces que le dijo no.
¿Habrá sido  el uno de la siguiente vez cuando dijo si, que rompió la cávala?
Un si discreto primero.
Un si, simpático, después.
Un si enigmático, cuando aceptó la primer copa.
Un sí, si, siiiiii.... cuando llegó al goce con él.
Tal vez por eso,no llegaron a nueve las veces que se vieron, ni siquiera a tres, pero su cuerpo quedó marcado por el roce de una piel que le iba bien, por los besos que la rodearon, por las caricias que la elevaron al cielo.
Nueve menos un cuarto, marcaba el reloj, cuando él le dijo "Adios, no puede ser."
Nueve menos diez, cuando lo comprendió perfectamente.
Nueve menos cinco, cuando corrió a la ventana, para verlo marchar.
El viento sopla inclemente. Se abren las bocas de los contenedores, que deberían devorar toda la basura que se ha desparramado por la ciudad, pero que solo atinan a clamar en silencio el peligro de un día inhóspito como el sentimiento que aletea en su corazón.
En el balcón de cara al canal, mira girar los remos como agujas de reloj. El tiempo no pasa y ellos siguen girando. Se sumergen en el agua, patalean, chapotean, mientras las góndolas se bambolean con temeridad.
Giran los remos, que no ganan camino. 
La aguja mayor se acerca lapidaria hacia el doce mientras  la pequeña casi toca el nueve.
-Siempre nos quedará Madrid- le había dicho él.
¿Pensará hoy que otros lugares del mundo pueden cobijar su amor clandestino?

-------------------------------

Comentarios

  1. Un relato precioso marcado por la impaciencia de mirar las agujas del reloj y el correr del tiempo que además tú nos marcas con el ritmo rápido del relato. Me quedo con las ganas de saber si esa cita clandestina se va a consumar en la ciudad que imagino es Venecia...Yo creo que los dos amantes se van a reunir de nuevo.
    Qué bueno volver a leerte Vivian y además en un nuevo blog!
    La foto es preciosa, ya la vi en Facebook!
    Un beso y muchas gracias por volver en mi convocatoria.

    ResponderEliminar
  2. Parece ser que en el final de la historia se aferra a las cifras que marcaron esa relación, tanto al comienzo como en los estertores de ese amor clandestino. Hermosa foto para ilustrar tu retorno y tu estreno de blog! Me alegra tenerte otra vez con nosotros. Un 😘

    ResponderEliminar
  3. Mentiras para conseguir un fin, o tres.
    Aunque podamos no todos mentimos.
    Bonito relato de un desencuentro.

    ResponderEliminar
  4. Bonito relato. Con una relación marcada constantemente por las agujas del reloj.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Que alegria volver a tenerte en los jueves con tu nuevo blog. Tu escrito tiene un no se que de trepidante, un amor no correspondido? Algo que no puede ser? Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre una narración impecable. Dolorosas las despedidas. Implacable el paso del tiempo.

    Un abrazo amiga, y siempre nos quedará algún recuerdo para evocar.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Hermoso relato, que ansias cuando estás a la espera de que sea la hora y cuando todo gira en torno a los números. Me gustó mucho como fuiste contándolo, aun con ese final amargo. A lo mejor, el tiempo los reune y pueden llegar a algo duradero.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja una señal de tus pasos...

Entradas populares de este blog

LOS JUEVES UN RELATO: CANSANCIO MENTAL